ÚLTIMA HORA

El ayuntamiento de Teror, condenado a pagar 1.287.000 euros en daño de tuberías de particulares, con salmuera, agua altamente contaminante

Canarias Noticias - 08/06/2017

Nueva Canarias, evidencia la mala gestión que se ha hecho sobre el aprovechamiento de agua, y las ambiciones de algunos concejales y algún ingeniero, que quisieron tomar ventaja e invertir con dinero público en el muy especulativo negocio del agua.

 Según sentencia de marzo de 2017, El ayuntamiento es condenado a pagar parte de la demanda que solicitaban la familia Morales, Isidro Falcón, Otilia del Toro, etc, con respecto al daño incurrido en las tuberías, así como en los estanques, contaminados con salmuera y haciendo de las tuberías inservibles para el aprovechamiento de aguas.

En palabras de Isabel Guerra Portavoz del grupo NC-CC, ha sido un estrepitoso fracaso, se invirtió millones en la depuradora con fondo público y en la prospección de los Granadillos para conseguir agua, y a día de hoy, todas las instalaciones están allí abandonadas, El concejal de turno actuó más como zahorí que como un verdadero concejal responsable y riguroso, todo en un oscuro espeto del principal negocio especulativo que es el agua. El pp ahora calla, otorga y asume las tesis de algunos del partido socialista, que siempre han visto el agua más como un oscuro negocio especulativo, que como un bien de interés general.

Los hechos ocurrieron en el año 2001, donde el ayuntamiento decidió llevar a cabo prospecciones en los Granadillos, al no encontrar agua dulce en una primera instancia, decidieron seguir profundizando muy por debajo del nivel freático, al final encontraron, pero fue agua salada, que en principio no era rentable su utilización.  A tal efecto, el ayuntamiento decidió invertir en una desaladora y extraer esa agua con un gran componente de sal, que había que separar. En este sentido, La salmuera la canaliza en un acuerdo con los propietarios de las tuberías, los Morales, para llevar estas aguas por sus tuberías, aguas de desecho que no tenían ningún retorno.

 Los propietarios de las tuberías llegaron a acuerdos con el ayuntamiento para pasar el agua con sal por esas tuberías, a cambio que en un futuro se comprasen por parte del ayuntamiento. sin embargo, el ayuntamiento en última estancia (2008) y de manera poco ética, cambia su acuerdo de manera unilateral y no reconoce la propiedad de las tuberías en la familia Morales., tal es el caso, que incluso en defensa de la demanda, argumenta que la tubería no la podía comprar porque no estaban a nombre de los Morales. El ayuntamiento reconoce haber reparado varias tuberías cuando por efecto de la sal se colapsaban y con esto se reconoce intrínsecamente también que las tuberías tenían propietarios.

Por aquel momento, el ayuntamiento estaba desbordado de la cantidad de dinero que se había llevado la inversión tan ambiciosa del concejal y del ingeniero municipal, sin que los resultados hubiesen sido los esperados, ni mucho menos, el Consejo Insular tampoco tenía claro hasta que niveles se había profundizado en las prospecciones y si eso era viable o no y si se estaba dañando de manera irreversible las capas freáticas de la zona.

A día de hoy la jueza reconoce que las tuberías estuvieron utilizadas con el consentimiento de los morales por parte del ayuntamiento y que estos de alguna manera y con ello legitimaban a sus propietarios, por tanto, no venía a cuento deshacerse de su primer acuerdo.  en la auto condena al ayuntamiento a reponer el costo de las tuberías y del estanque que se había contaminado y eran inservibles para la conducción de agua, en la cantidad de 1. 258.000 euros en tuberías y 34.000 en los estanques contaminados.

Estas malas gestiones al final las tenemos que pagar los vecinos y vecinas de Teror, con nuestros más que subidos impuestos.

Noticias relacionadas