ÚLTIMA HORA

La Virgen del Pino, presente desde la Conquista de Canarias

Canarias Noticias - 06/09/2017
Virgen del Pino en procesión

En 2018 se cumplen 460 años de la presencia constatada de la Virgen del Pino y el Niño en la documentación histórica sobre la Patrona de la Diócesis de Canarias. Desde 1558, de acuerdo con las crónicas de la época, ya hay constancia de su presencia entre los isleños. Pero es que incluso en 1482 ya se hablaba de la Virgen del Pino. Llegaría a Gran Canaria con la Conquista de las islas.

Para el profesor José Miguel Alzola, Premio Canarias de Patrimonio Histórico, esta presencia de la Virgen del Pino en Gran Canaria data de antes de 1482. A su juicio, la Virgen Pino que se venera en la isla «es una escultura del finales del Siglo XV, en la que perviven acentuadas características góticas, como el quiebro del cuerpo, la carencia de velo, la ordenación simétrica del pelo, la rigidez facial o la colocación e la mano del Niño».

«El profesor Marco Dorta la sitúa», agrega Alzola en un estudio que hizo en los Setenta, «en la última década del Siglo XV, y dada la elasticidad que hay que que conceder a estas apreciaciones de fechas, no se puede negar la posibilidad de que la misma se veneraba por los días de la Conquista de Gran Canaria».

Enrique Marco Dorta, el tinerfeño que ubica la Virgen del Pino en la época de la Conquista de la isla de Gran Canaria, fue vocal del Real Patronato del Museo del Prado, historiador del arte por Universidad de La Laguna y Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla y miembro de la Real Academia de la Historia de Madrid, entre otras distinciones

Sentida tradición

El historiador José Hernández Díaz, por su parte, en «Estudio Inconográfico Artístico de la Virgen del Pino» y al que tenido acceso ABC, destaca que la sentida tradición de los canarios por la Virgen del Pino se convirtió en sencilla y poética tras una narración sobre su aparición de la imagen en un pino antes de la Conquista de la isla. Detalla los hechos por lo que se levantó un templo por los cristianos de la repoblación; añadiéndose que incluso «se veían las huellas de los pies de la Señora en una piedra que en el referido árbol se halló», apunta Hernández.

Para Herández, fue el capitán Juan Pérez de Villanueva en el Siglo XV y su esposa, María Sánchez de Ortega, patronos del templo. Esta familia trajo de la Península la Santa Imagen pagando esta familia su trasladdo. «Hay algunos expertos que apuntan la teoría de que el pino era propiedad de Diego Pérez de Villanueva Peñaranda, padre del capitán», sugiere sin quitar importancia al significado que tiene para los canarios.

Origen

«Otra imagen anterior pudo ser llevada a Sanlúcar de Barrameda por alguien que hizo una cura de aguas en Teror», indica Hernández. A su juicio «tanto la Señora como el Niño aparecen vestidos y enjoyados, constando que ya en 1558 se les veneraba cubiertos de ricas telas; en las ilustraciones se pueden ver los aros, pernos y soportes férricos o metálicos que perjudican a la talla y que fueron colocados, no se sabe en qué momento, para sostener manto, ráfagas, coronas y demás aditamentos», señala investigador.

Noticias relacionadas