ÚLTIMA HORA

Se ahorraría 16.000 millones si los españoles mejoraran su dieta, hicieran ejercicio y dejaran el tabaco y el alcohol

Canarias Noticias - 14/11/2017

La enfermedad isquémica del corazón (EIC), la diabetes de tipo 2 (DM2) y la osteoporosis (OP) son tres de las causas que más impactan en la salud y en la calidad de vida de los españoles. Dichas enfermedades, que podrían evitarse con políticas de salud dirigidas a cambiar hábitos de vida poco saludables, también repercuten significativamente en las cuentas públicas. En concreto, el coste social atribuible al conjunto de las tres es de 26.489 millones de euros al año, lo que representa el 3,15% del PIB.  

Así lo refleja el informe Coste de la enfermedad potencialmente prevenible con cambios de estilo de vida, que han presentado hoy en Madrid Fundación MAPFRE y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata de un estudio descriptivo que utiliza como fuentes principales al Ministerio de Sanidad y al Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME) y que analiza la trascendencia económica, social y sanitaria de estas tres patologías en España.

La Catedrática de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Beatriz González López-Valcárcel es la directora de un estudio realizado por encargo de la Fundación MAPFRE y titulado ‘El coste de la enfermedad potencialmente prevenible en España’. Junto a Beatriz González, han participado en el trabajo los investigadores de la ULPGC Jaime Pinilla Domínguez y Patricia Barber Pérez, todos del Departamento de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión, Grupo de Investigación en Economía de la Salud y Políticas Públicas.

La investigación pone de manifiesto un dato interesante. Si los españoles cuidaran más su alimentación, realizaran más ejercicio, dejaran de fumar y de consumir alcohol y drogas, la sociedad podría ahorrar el 62% del coste social atribuible a estas tres enfermedades, es decir, 16.425 millones de euros, una cifra cercana al presupuesto de becas y ayudas al estudio para los próximos 10 años.

De los tres problemas de salud que analiza el trabajo, la enfermedad isquémica del corazón es la que tiene mayor carga de enfermedad, especialmente en los hombres. Dicha patología, que se produce como consecuencia de la obstrucción de las arterias coronarias y que en la mayoría de los casos deriva en angina de pecho o infarto de miocardio, tiene una elevada tasa de mortalidad y una menor discapacidad en los supervivientes que las otras dos enfermedades.

Por el contrario, la diabetes tipo 2 y la osteoporosis, que se asocia con un incremento en las fracturas de cadera, columna vertebral y muñecas, entre otros, presentan menor mortalidad, pero una elevada carga de enfermedad asociada a pérdida de calidad de vida de las personas que las padecen.

COSTE MEDIO POR INGRESO HOSPITALARIO

En 2014, el coste medio de un ingreso hospitalario por fractura de cadera fue de 8.500 euros; de 5.947 euros, por enfermedad cardiovascular; y de 3.000 euros, por diabetes de tipo 2, que podría llegar hasta los 34.600 euros en determinadas intervenciones quirúrgicas. Según el informe, el coste sanitario directo medio anual de cada paciente con diabetes de tipo 2 supera en 2.145 euros el coste medio de una persona sin esa patología. Para la enfermedad isquémica del corazón, el sobrecoste sanitario anual se estima en 967 euros y para la osteoporosis, en 783 euros. En lo que se refiere a carga económica, la diabetes tipo 2 podría alcanzar el 2,5% del PIB, la enfermedad cardiovascular, el 0,32%, y la osteoporosis, el 0,33% del PIB.

FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo más importantes que están vinculados a estas tres enfermedades se asocian mayoritariamente a la dieta inadecuada, que según los investigadores implica un coste de 9.927 millones de euros y que representa el 60% del coste atribuible total. También influye la baja actividad física (5.122 millones de euros); el tabaco (1.572 millones de euros); el alcohol (523 millones euros) y dos factores de riesgo prevenibles de carácter metabólico, como un elevado índice de masa corporal (IMC), asociado por ejemplo a una dieta inadecuada, y una baja densidad mineral ósea (DMO), vinculada, entre otros, a la ingesta de alcohol.

El trabajo también pone el foco en el tabaco, que en 2015 influyó directamente en la enfermedad isquémica del corazón, siendo responsable del 23,62% de la carga de esa enfermedad (años perdidos por muerte prematura y años vividos con discapacidad) en hombres y del 10,74% en mujeres. También hace hincapié en  la influencia de la dieta inadecuada, el factor identificable de riesgo conductual con mayor impacto en la carga de enfermedad por enfermedad isquémica del corazón y diabetes de tipo 2; seguida del consumo de alcohol y drogas, responsables en gran medida de las caídas no intencionadas; y del sedentarismo, directamente relacionado con un porcentaje significativo de los afectados por diabetes.

En la presentación han participado el Dr. Ángel de Benito, especialista en Medicina de Urgencias y Aparato Digestivo y Director del Área de Proveedores Médicos de MAPFRE; y Beatriz González, Catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Noticias relacionadas