ÚLTIMA HORA

ADEJE

El centro comercial deberá certificar la estructura del inmueble en un mes

Canarias Noticias - 26/11/2017

 El Ayuntamiento de Adeje (Tenerife) ha requerido a la comunidad de propietarios del centro comercial Playa Shop, donde se encuentra la discoteca que esta madrugada sufrió un derrumbe, para que certifique en el plazo de un mes la estabilidad estructural del edificio.

Esta es una de las disposiciones del decreto de orden de cese de actividad, cierre y desalojo de los locales situados en la avenida Rafael Puig próximos al Playa Shop, donde se sitúa la discoteca Butterfly, en la que esta madrugada resultaron heridas 40 personas tras ceder el suelo por un derrumbe parcial.

En el decreto se ordena el cese de actividad, cierre y desalojo inmediato del Playa Shop y de los centros comerciales adyacentes Bora Bora, Salytien y Ocean Center hasta que se garantice que no está afectada su estructura por el derrumbe parcial acaecido en el forjado de la discoteca Butterfly.

En caso de verificarse que se incumple esta medida, el Ayuntamiento procederá al precinto de los establecimientos que no respeten dicha orden.

El Ayuntamiento también procederá a adoptar las medidas de aseguramiento que garanticen la estabilidad de la estructura afectada en el centro Playa Shop, a cuyos propietarios requiere a que aporten al consistorio un certificado de estabilidad estructural emitido por un técnico competente o una entidad acreditada en patología edificatoria.

Advierte de que en el caso de no aportar el certificado, el Ayuntamiento lo encargará a costa del interesado.

Añade que si los propietarios de Playa Shop desobedecen dicha orden, podrían incurrir en un delito de desobediencia a la autoridad, previsto en el Código Penal, y que en tal caso se procedería a formular la correspondiente denuncia ante el juzgado.

El Ayuntamiento indica que, además, traslada esta resolución a la Jefatura del Cuerpo de la Policía Local para su cumplimiento y que realicen un seguimiento de las instalaciones sobre las que se ha ordenado el cese de actividad y desalojo y que, en caso de que se quebrante, se proceda a su precinto.