ÚLTIMA HORA

ARTENARA

El Gobierno de Canarias delimita los espacios arqueológicos de Risco Caído

Canarias Noticias - 05/12/2017

El Gobierno de Canarias aprobó ayer el decreto por el que se da luz verde a la delimitación de la zona arqueológica de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, espacios promovidos por España ante la Unesco como candidatos para entrar en la lista de bienes de Patrimonio Mundial.

Las manifestaciones rupestres en Risco Caído se ubican en las cuevas números 6, 7 y 11 del conjunto, pero la delimitación obedece a la necesaria preservación de la totalidad de la zona, según un comunicado del Gobierno canario.

Por ello, dada la importancia de las manifestaciones culturales que oferta este espacio, se ha estimado fijar el entorno de protección del Bien de Interés Cultural (BIC) en un área que ocupa una superficie de 59.980 metros cuadrados, con un perímetro de 2.713 metros.

El Gobierno entiende que es "imprescindible" esta delimitación para una correcta aprehensión de su carácter unitario. El Ejecutivo canario destaca los valores etnográficos de este conjunto, habitado hasta hace unas pocas décadas, y subraya que Risco Caído contiene uno de los yacimientos paleontológicos más notables de la isla y del Archipiélago, constituido por una rica y variada presencia de árboles fosilizados, de una etapa previa a la formación de Roque Nublo.

Artenara

La zona arqueológica de Risco Caído, en el término municipal de Artenara, se asienta sobre dos unidades geomorfológicas: una al este integrada por un saliente rocoso conocido como La Meseta y otra al oeste conocido como El Lomo de la Punta, separadas entre sí por el cauce del Barranquillo de los Linderos.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la portavoz del Ejecutivo, Rosa Dávila, informó también de la aprobación de un decreto para delimitar la zona arqueológica de Barranco del Rey, en Arona, Tenerife, con una significación especial dentro del sistema ideológico de la población prehistórica. La delimitación del Barranco del Rey, se justifica por la necesidad de protección y conservación que exigen los conjuntos de manifestaciones rupestres que alberga este espigón rocoso.

Noticias relacionadas