ÚLTIMA HORA

CREACIONES: BIBLIOTECA DEL CONGRESO

                        0. Se considera que la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, dividida en tres edificios, con 158 millones de documentos, con treinta y siete millones de libros en casi quinientos idiomas, casi setenta millones de manuscritos como una de las más grandes o extensas o con más documentación del mundo.

                        1. Desde la famosa biblioteca de Alejandría, quizás ese conjunto de las diez bibliotecas más extensas del mundo, que están en distintos continentes, archivan de alguna manera, una gran riqueza cultural, o podríamos indicar algo de la genialidad-talento humano, acumulado en distintos soportes (música, cine, partituras, mapas, grabaciones de sonido, fotografías, dibujos de arquitectura, cómics, etc.), de lo que la humanidad ha ido alcanzando:

                        - No somos conscientes, de la gran riqueza cultural, que una biblioteca tiene, sea pequeña, perdida en una localidad de cualquier continente, o sea ésta, como la que nos está sirviendo de referencia. Cuando el ser humano, individual o de forma colectiva, cae en un cierto grado de tristeza-melancolía-desesperación-depresión, y empieza a pensar que el ser humano es un ser inútil, cae y decae en un nihilismo, de mayor o menor grado, en un negativo existencialismo, en un preguntarse qué sentido tiene el ser humano, como si no tuviese ninguno.

                        Cuándo usted o su vecino, se sienta así, como si el ser humano fuese un animal sin sentido, en tantas filosofías e ideologías, que desde hace dos siglos han caído en esa situación, no debería olvidar mirar hacia las grandes obras, que los humanes, han hecho de forma individual, y de forma colectiva. Esta biblioteca es un ejemplo, millones de obras, aportaciones de millones de individuos, millones de obras que la sociedad-colectividad-historia ha ido cristalizando y que al final se han concentrado en esta gran biblioteca.

                        - En un mundo que está buscando un material, no ya piedra, que se indica que una inscripción puede permanecer durante diez milenios, sino buscar un sistema informático, que pueda perdurar miles de años, ya que los discos en CD, parece que no dura la información más de algunas décadas. Cuándo se encuentre, se pueda insertar en ese nuevo material, la información, hay quién habla del cuarzo, y pueda permanecer varios miles de años, quizás la cultura dará un salto cualitativo. Pero de momento, un material que tenga estas características, que sea económico y fácil y que acumule una gran cantidad de información, y que pueda recuperarse, dentro de varios siglos, porque hasta ahora, en la revolución visual e informática, los soportes y sistemas va cambiando y quedan obsoletos, lo cual la recuperación del pasado se convierte en algo limitado.

                        - No debemos olvidar que esta biblioteca tiene una sección hispánica, con documentación sobre cultura y libros y documentos de todo tipo sobre la Hispanidad, que es una de las más extensas e importantes del mundo.

                        Lo cual en tiempos, en los que en la madre patria del hispanismo, está pasando por tiempos convulsos, es un motivo de esperanza, y también, de autoestima individual y colectiva, que tanto necesitamos.

                        - En un tiempo que se habla de la gran biblioteca mundial, estilo Borges, debido a las tecnologías informáticas y telemáticas, en las cuales toda biblioteca del mundo, de las docenas de miles existentes, (aunque he intentado averiguar el número, cuántas bibliotecas existen en el mundo, y no he sido capaz de encontrar este dato). Hoy se puede escanear todo tipo de materiales, y ser leídos o estudiados o vistos desde cualquier lugar del mundo. Es decir, el gran sueño de la gran biblioteca global o mundial o universal se está ya haciendo. O dicho de otro modo, al menos, mientras que permanezca la actual tecnología, desde cualquier rincón del mundo se puede y se podrá aún más acceder a cualquier documento (libro, artículo, poema, novela, cuadro, partitura, fotografía, diseño, dibujo, etc.) que exista en otro cualquier lugar del mundo, exista originalmente en una biblioteca, archivo, museo, en el ordenador de un particular, en la red de internet, etc.

                        Citamos esto porque supone la gran revolución. Es decir, igual que la invención de la escritura y materializarla en un soporte, pongamos por caso piedra o arcilla, supuso una revolución, el papiro, el pergamino, la impresión por planchas, después Gutemberg, actualmente estamos insertos en una revolución cultural y de la documentación e información, que hasta el momento solo estamos percibiendo los primeros pasos. Al menos, creo que todavía el melón o la sandía le quedan mucho por desarrollarse.

                        O dicho de otro modo, cualquier material cultural, incluido los millones de manuscritos inéditos, que están en los registros oficiales de la propiedad intelectual, de todas los Estados del mundo, e incluso todo tipo de material original, hay posibilidades de que no se pierda o no se destruya… Ese día, cuándo eso se alcance, cuándo millones de documentos y libros y obras, aportaciones culturales en todas las especialidades y saberes y actividades exista la posibilidad de que no se pierda, y exista la tecnología de la interrelación-comunicación-archivo-documentación-información, entonces se podrán crear mapas conceptuales universales de y entre miles de millones de documentos y de conceptos y de temas y de personas, ese día, la humanidad, habrá dado un nuevo salto cualitativo, entre los cientos que todavía, esperamos le quedan por realizar y crear y construir y descubrir.

                        2. Quizás, para concluir, creo que cualquier ser humano, respire el aire que respire, tenga el color de piel por dentro o por fuera que tenga, se debe sentir orgulloso, de lo que los seres humanos hemos alcanzado, por ejemplo la Biblioteca del Congreso, que no solo es de Estados Unidos, sino de la historia acumulada de la humanidad, de cientos de generaciones, de miles de millones de personas, aunque no hayan supiesen leer, ni escribir… Solo le queda a usted se acerque a una de las grandes o pequeñas bibliotecas existentes en el mundo. Ahora incluso se puede acercar a esta gran Biblioteca del Congreso, si no físicamente, al menos por internet.