DE DÓNDE VIENE EL ESPAÑOL

Verán, lo que voy a comunicarles a continuación sin duda le va a dejar atónitos y a sorprender en extremo. Es algo inaudito a la vez que la noticia más extraordinaria que pueda anunciarles jamás: Las palabras españolas son antiquísimas frases ibéricas.

 Averigüé que la lengua castellana fue una gramática planificada en la antigüedad y no el fruto de derivaciones foráneas o del azar, como se tiene por más cierto. Este nuevo conocimiento y que además es trasversal lo cambia todo. A continuación les expongo algunas palabras de uso corriente y que son connaturales evidencias para nuestra más sincera reflexión:

 

Hola es la frase ibérica [OL] [A] que significa “Todo (bien)”. [Όλα καλά]

Casa es la frase ibérica [KA] [SA] que significa “Por lo que (es) suya”. [Και σα]

Perro es la frase ibérica [PER] [RO] que significa “Más fuerte (retador)”. [Περ ρο]

Caballo es la frase ibérica [KA] [BALLO] que significa “Por lo que (se) lanza”. [Και βάλλω]

Naranja es la frase ibérica [NAR] [ANJA] que significa “Caja (de) perfume”. άρδος αγγείον]

Sandía es la frase ibérica [SAN] [DIA] que significa “Roja (del) tiempo”. ανθός διά]

Amapola es la frase ibérica [AMA] [POLA] que significa “Mucha junta”. [Άμα πολύς]

 

Me quedé estupefacto cuando me di cuenta por vez primera que las palabras españolas eran frases. Que términos tales como caballo, naranja o amapola tienen una ineludible razón léxica y sintáctica para sus denominaciones y ese motivo ha estado oculto durante miles de años para las posteriores generaciones de hispanohablantes desde la civilización ibérica. Decimos caballo porque expresa “velocidad”, naranja porque es “olorosa” y amapola porque crece “en grupo”... ¡Impensable!

 Miren, en base a esto el español sería uno de los idiomas más antiguos del mundo y anterior incluso al latín y al griego helenístico, aún su filosofía del lenguaje sea claramente griega antigua cuando todavía no se habían compuesto los sintagmas, al menos tal y como los conocimos más tarde; lo cual se puede verificar contrastando las correspondencias griegas análogas que añado.

 ¿Cómo puede ser eso posible? Lo explicaré: la escritura ibérica primordialmente se reservó a las principales instituciones ibéricas que punteaban en distintos soportes a su alcance, en especial sobre metales como láminas de bronce, téseras y monedas pero asimismo era la lengua vernácula de los ibéricos, surgía natural y la mantuvieron viva desde una milenaria tradición oral de padres a hijos a pesar de la romanización. Y es gracias al historiador de la antigüedad Heródoto que conocemos que “los habitantes de Mileto hablaban un griego con acento cario”. Ese fue el antiquísimo y raro idioma que trajeron consigo nuestros antepasados desde las lejanas regiones de La Hélade en Asia Menor hasta los confines del mundo conocido en occidente que fue la península ibérica.

 Esa lengua ancestral es la que en la península ibérica se ensamblaría autónoma y que más tarde con la llegada de las legiones romanas adoptaría una apariencia latina y a la cual se le llamó romance. El rey Alfonso X de Castilla en un intento de normalizarla tuvo una importante actividad literaria, científica y jurídica en su época, y como a partir de ahí la conocemos únicamente escrita con letras latinas suponemos que fue razonada en latín pero nuestras palabras fueron pensadas de otro modo. Fueron ideadas en un idioma anterior ibérico de ascendencia helena antigua que no griega ática y es que toda lengua contiene una filosofía del lenguaje detrás y la española es coincidente con la castellana, la ibérica y la griega frigia o caria, aún tengan grafías abismales. En conclusión, el idioma español pueda parecerlo no es una lengua derivativa del latín sino de composición y además ibérica. ¡Asombroso!

 

 

Bio exprés:

 Enrique Cabrejas Iñesta nació en Barcelona y se educó en las Escuelas Pías de San Antonio Abad. Es investigador de la historia del lenguaje y políglota; se expresa en ocho idiomas y adquirió profundos conocimientos de otros varios contemporáneos, medievales y antiguos. Combinó siempre que le fue posible el quehacer cotidiano con la lingüística, la historia, la literatura, la música y la mitología, convirtiéndose de esta última en un experto mitógrafo. Vivió y estudió en Cambridge, Módena y Moscú para mejorar en idiomas y en lectura de literatura clásica. El 21 de Abril de 2012 descifró la lengua ibérica, siendo respaldado por el insigne PhD. Professor Oleg Bazaluk de la National Pedagogical Dragomanov University, asimismo invitado a dar conferencias y presentaciones sobre los iberos y celtíberos en distintas universidades de Europa y desde entonces ponente de la Sociedad Filosófica Internacional (SFIC); autor en la revista académica Ph&C; miembro del consejo de redacción de la revista científica Future Human Image Scientific Journal; revisor de documentos científicos en el área de humanidades de la revista Cogent OA - Taylor & Francis Group y otras publicaciones científicas; indexado como científico por las autoridades científicas rusas. Ha publicado cerca de 200 trabajos y estudios en Academia.edu y otras plataformas como investigador independiente desde 2013. En apenas tres años, publicó dos libros como autor de la trilogía EL SECRETO ÍBERO: Karuo (2013), Hijos de Titanes (2015). A la vez ha participado como co-autor en ediciones publicadas por notorias instituciones culturales españolas como son la Institución de Estudios Complutenses y la Diputación Provincial de Guadalajara en los encuentros de Historiadores del Valle de Henares. Cuenta desde 2014 con el aval de reputados académicos, doctores y científicos internacionales. Siendo respaldado aproximadamente en una cincuentena de áreas del conocimiento: Filosofía del Lenguaje, Ontología, Filosofía Antigua y Fenomenología, entre otras materias. Como gramático, sus hallazgos y teorías han sido recogidas por numerosos medios de comunicación y prensa en todo el mundo. En la actualidad estudia inéditas etimologías y topónimos de los pueblos y ciudades de España a partir de la escritura y lengua ibérica.