ÚLTIMA HORA

SUCESOS-GRAN CANARIA

Los tres muertos del pesquero de Las Palmas podrían ser recuperados en horas (VÍDEO)

Canarias Noticias - 25/12/2020
Incendio pesquero ruso en el puerto de Las Palmas/ canariasnoticias.es

Los tres fallecidos, dos de ellos jóvenes, del buque pesquero arrastrero ruso Sveaborg, atracado en el Puerto de La Luz y de Las Palmas (Gran Canaria), podrían ser rescatados dentro de dos horas, ha informado hoy a Efe el director del Puerto de Las Palmas, Francisco Trujillo.

Trujillo ha comentado que el fuego se inició sobre las tres de la tarde de ayer jueves y, aunque "las llamas nunca se pudieron ver porque afectaban a una planta por debajo de la cubierta", la humareda si se observó desde casi toda Las Palmas de Gran Canaria.

Ha especificado que el buque, que es de grandes dimensiones porque también manufactura su pesca, se encuentra en un proceso de mantenimiento y arreglos y, "por causas que aún hay que investigar", se vio afectado por un incendio que se ha saldado con tres fallecidos.

Trujillo ha asegurado que los servicios de emergencia siempre mantuvieron "la esperanza de encontrar a los marineros con vida", motivo por el cual decidieron no utilizar los medios de extinción de CO2 del propio buque, porque su uso "era incompatible con un rescate con vida".

El director del Puerto de Las Palmas ha asegurado que "el incendio siempre estuvo controlado", aunque la Capitanía Marítima mantuvo en la zona a uno de sus barcos por si los bomberos precisaban de sus chorros de aguas.

Francisco Trujillo ha desvelado que la consignataria del pesquero se encargó anoche de buscar "alojamiento a la tripulación" -más de medio centenar de personas- del Sveaborg, que no podrá regresar a su residencia en el buque hasta que hagan sus informes la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Las Palmas de Gran Canaria.

Noticias relacionadas

Noticias más leídas del día

Ángel Víctor Torres antepone "su" exigencia médica a los derechos individuales constitucionales

Ángel Víctor Torres, el certificado verde... y el miedo