ÚLTIMA HORA

Canarias: Binter orienta el archipiélago hacia África

Canarias Noticias - 09/11/2022
Canarias: Binter orienta el archipiélago hacia África

La compañía da servicio a la mayoría de los países africanos de su entorno, hasta el punto de formar un vínculo cada vez más fuerte entre el archipiélago y el continente.

Creada en 1988 por la compañía aérea española Iberia para ofrecer conexiones entre las islas, Binter Canarias no ha dejado de crecer desde entonces. Al ofrecer vuelos asequibles y numerosas opciones a bordo (WiFi para seguir jugando a online slots en casinos, servicios de entretenimiento y de restauración más lujosos, etc.), la compañía garantiza su perennidad. Además de proporcionar conexiones nacionales a las Islas Canarias y conectarlas con aeropuertos secundarios de la Península Ibérica (Murcia, Zaragoza, Vigo), el operador canario inició en 2005 una primera fase de internacionalización de sus actividades hacia África. Ese mismo año, Binter Canarias ofreció sus primeros vuelos sin escalas a las ciudades marroquíes de Marrakech y El Aaiún.

Desde Marruecos hasta una comunicación continental

Este primer intento no se transformó hasta 2012, con la apertura de rutas hacia Agadir y Casablanca, también en Marruecos, así como Cabo Verde, que se completaron en el año siguiente con Banjul en Gambia, y Dakar en Senegal. Entre 2014 y 2017, la empresa ofreció finalmente servicios hacia Nuakchot, Mauritania, y la península de Dajla. Además de tejer su red por todo el continente, Binter Canarias ha desarrollado al mismo tiempo sus servicios a los aeropuertos italianos de Turín y Venecia, y a los franceses de Lille, Toulouse y Marsella, al tiempo que ha reforzado sus conexiones aéreas con las Islas Baleares. En 2017, Binter Canarias operaba unos 40 vuelos semanales. En 2018, la compañía transportó una cifra récord de 3,6 millones de pasajeros.

Una flota diversificada y adaptada al mercado regional

Hoy en día, el operador cuenta con una moderna flota de 29 aviones -24 ATR y 5 Embraers- que utiliza en función de la duración del viaje. Para llegar a Nuakchot y a los destinos más al Sur, utiliza los Embaer 195-E2, que son los de mayor alcance, mientras que las conexiones con los aeropuertos del norte de Mauritania las realizan los ATR 72-600, que pueden despegar y aterrizar en pistas cortas.

Los responsables de la compañía pretenden ahora aprovechar las características específicas de esta flota, especialmente adaptada al mercado de la aviación regional, para mejorar las conexiones entre los aeropuertos a los que presta servicio tanto en el Norte como en el Sur, con, en algunos casos específicos, una pernoctación en las Islas Canarias.

Un objetivo: dar más visibilidad al destino Canarias

En particular para la clientela africana que, aunque aumenta constantemente, sólo representa algo más de cien mil pasajeros cada año. Además de los turistas de ocio y de negocios, atraídos por las facilidades fiscales y el clima del archipiélago, las Islas Canarias ofrecen un turismo de salud, que se está desarrollando rápidamente en los últimos años, que la aerolínea pretende apoyar.

Junto a sus actividades de transportista tradicional, Binter Canarias también asumió en 2017 los vuelos internos interinsulares de Cabo Verde, tras el cese de operaciones de Transportes Interilhas de Cabo Verde (TACV). La filial local del operador canario, Binter CV, también presta servicios internacionales en nombre de TACV, en el marco de una asociación que permite conectar el archipiélago caboverdiano con otros países de la subregión. En 2018, Binter CV abrió una ruta nacional a la isla de Madeira, reforzando aún más la posición de su empresa matriz en la región.

Este otoño, en el ámbito de reducir el caracter estacional del turismo canario, la aerolínea Binter puso en marcha nuevas conexiones semanales con, entre otras ciudades, Vigo, Zaragoza así como Valladolid y Mallorca.

 

 

Noticias relacionadas

Noticias más leídas del día

Espectacular tromba de agua y granizo en Lanzarote con tornado incluido

Inseguridad, incendio y detienen al vecino que protesta... qué vergüenza