ÚLTIMA HORA

HUMORISTA GRÁFICO: PABLO SAN JOSÉ GARCÍA, PABLO

Pablo San José García, Pablo (Larache, 1926-1998, Burgos) autor de La Codorniz, autor de “La oficina siniestra”, Premio Agromán, 1963. 

Como casi todos los humoristas de aquella época, y de después, o eran ilustradores y dibujantes, ampliando, sus posibilidades, o tenían otra profesión que les permitía compartir el humor gráfico y la supervivencia, en el caso de Pablo, Pablo San José, era oficinista

El humor y el humor gráfico es un intento-invención-creación humana, que intenta mostrarnos algo de lo real de otro modo. Modo que puede ser más profundo o una perspectiva o dimensión u óptica que no nos habíamos fijado o tenido en cuenta. 

He indicado algunas veces, que para la historiografía, para analizar-estudiar-sintetizar la historia del pasado, un instrumento, que nos debemos valer es el humor y el humor gráfico. Porque pienso, está siempre en el límite, de lo que se puede-debe indicar-expresar, o te permiten, los formatos jurídicos-culturales de las realidades humanas. 

Pero podemos utilizar el humor gráfico, como otros tipos de documentos para estudiar-comprender un periodo histórico, digamos los años cincuenta, si no disponemos de forma fácil acceso a toda la ingente cantidad de material de viñetas y tiras cómicas de esa época, que queremos entender. 

Pienso que en cuanto a esta cuestión, en los diversos archivos, directorios, diccionarios, museos sobre el humor gráfico, por lo general, existen cientos o miles de autores/as de humor gráfico, pero raramente, disponen de más de una página o dos. A lo sumo en algunos casos, algunos enlaces a una página de Wikipedia. Pero la cantidad de material recogido es muy limitado. Pienso que los herederos de esos autores, hoy, con todos los sistemas de Internet, los nietos y nietas, biznietos y biznietas, que sabrán mucho de informática y teleinformática, podrían abrir blogs, redes sociales, páginas de Wikipedia, enlaces para rememorar a sus antecesores-antecedentes biológicos

Porque primero, sería una señal de agradecimiento y de justicia y de equidad; segundo, facilitarían una enorme base de datos y de estudios y de material, que después, otros podrían venir, y analizar y estudiar. Porque créanme, resulta difícil, encontrar material suficiente, de esos centenares, al menos, de humoristas, que van desde los finales del diecinueve, hasta la mitad del siglo veinte. Que son la base del humor de la segunda mitad del siglo veinte, y de ahora… 

Pablo, publicó dos libros, y realizó exposiciones de acuarelas por la geografía de nuestro terruño. Como, casi la mitad de todos los humoristas gráficos, compartían ese deseo y vocación de la viñeta con el dibujo/pintura artística. Realidad que se produce durante generación tras generación de humoristas… Aspecto que no se ha estudiado en general, que merecerían tesis doctorales, exposiciones en museos, esa doble labor de tantos viñetistas en este suelo geográfico… 

Algunos indican, que hacia humor blanco-blanco, humor suave, que expresa realidades, diríamos negativas y que deben cambiar, costumbres y hábitos no positivos, pero que no pone demasiado vinagre-ácido-sal en la forma y en el contenido. Quiere expresar errores y defectos, individuales y colectivos, pero con suavidad-dulzura-piedad-conmiseración. De alguna manera y forma, quizás, influido por aquel versículo: “vemos la paja en el ojo del prójimo, y no la viga del nuestro…”. 

Puede que “el humor aproxime”, según la frase-idea de Vicente Verdú. Pero el humor y el humor gráfico, tiene multitud de funciones y finalidades y causas y motivos, en sí mismos. Depende de multitud de factores y variables, en primer lugar, el autor que lo materializa, después, estaría la sociedad-cultura, el sistema jurídico en el que se muestra o mueve, incluso, el orden jurídico, que pone límites y posibilidades. 

Los hombres, sienten por un lado, que les interesa verse y conmoverse y contemplarse desde fuera, como en un espejo, y, esto lo cumple, esta función, el arte y las artes, y entendemos, que el humor gráfico es una versión del arte plástico combinado con el literario. Tenemos la necesidad de percibirnos y sentirnos desde fuera, desde el exterior… 

Pero, al mismo tiempo, sufrimos una contradicción-contrariedad, no nos gusta, que nos critiquen negativamente, en demasía. El problema, expresan, de las no-democracias, es que los que regentan en el asiento de la Autoridad Máxima, nadie se atreve, a indicarles que el rey está desnudo. Y, por consecuencia, es el camino más fácil, que cometan errores, y sus sistemas sociopolíticos y regímenes, caigan-declinen... 

Para terminar, por supuesto que existen multitud de casos diferentes y singulares. Pero existen y han existido, unos cientos de humoristas, de valía suficiente, habiendo tenido un nombre en el siglo veinte, en esta geografía que habitamos. Pienso, que los herederos, si es que así lo desean, quizás, sería bueno para sus progenitores, padres y abuelos y bisabuelos, que todo el material que disponen, antes que se pierda, entren en contacto con bibliotecas y archivos del Estado, y prueben, a ofrecer todo ese material, para que se conserve para el futuro –sin menoscabo de sus derechos legítimos de propiedad intelectual y material-. En fin, solo es una opinión modesta. 

Mientras tanto, necesitaríamos, un batallón de estudiosos e investigadores, que levanten estos tesoros que se van quedando, cada vez, más dentro del fondo de la tierra. Cientos de caricaturistas y viñetistas y historietistas, duermen sus materiales en el sueño más profundo. (¡Cuánto material en archivos personales, se irán perdiendo de generación en generación…!). Bien haríamos en despertar sus producciones, en memoria de ellos, para el bien nuestro… 

Noticias más leídas del día