ÚLTIMA HORA

LOS TRES 12 DE OCTUBRE

Es una evidencia que en las últimas décadas se ha producido una mezcolanza de hechos, tergiversaciones, emociones y desmotivaciones en torno al 12 de octubre. No se recuerda en Canarias, como fuera de sentido común, unos hechos tan relevantes en la historia como lo que se conmemora ese día. Y así lo hacen otros en medio mundo, pero no nosotros.

No es probable que este año se corrija ese despropósito histórico, educativo, contra el sentimiento nacional y el no aprovechamiento turístico de un evento de alcance planetario, parafraseando a Leire Pajín. En este sentido, y avanzando lo que muy probablemente pasará, me permito autocitarme copiando un párrafo del artículo “Fiesta de la Hispanidad sin prejuicios” publicado el 13 de octubre de 2017:

 

Se ha vuelto a perder, como ya viene siendo habitual, otra oportunidad para recordar al mundo que fue Gran Canaria el último puerto español que acogió, reparó, habilitó y preparó la flotilla descubridora para su epopeya. Lo que muchas ciudades del mundo podrían envidiar, por su interés histórico y un racional aprovechamiento turístico, queda en una vergonzante cobardía. Si alguna ciudad puede reivindicar alto y claro ser colombina por antonomasia, es la nuestra, y no lo hace. Dicen las lenguas insularistas, no por ello menos acertadas en esta ocasión, que otro gallo le cantaría a LPGC si estuviera en otra isla. Aquí, ni a izar la bandera de España en el mástil de la Fuente Luminosa, se le ocurre a los políticos de NC en el Cabildo y Ayuntamiento”.

 

También en otro artículo que me publicaron en el año 2015, “Día de la Hispanidad” ya se comentaba algo que sigue siendo de rabiosa actualidad:

 

En este día del 12 de Octubre, no por casualidad, se apelotonan los motivos de celebración y conmemoraciones de las que sentirse orgullosos, a cual más significativa.

 

Primero, es el Día Nacional de España, de la nación que a todos nos acoge y que merece el mayor respeto, por cierto ese que manifiestan sin rubor, entre otros, los hispanoamericanos y los filipinos que viven y conviven entre nosotros. Sin olvidar nunca sus patrias de origen, ellos se sienten tan españoles como el que más. Atrás quedaron luchas pasadas para lograr la independencia de sus naciones. Podrán quedar cicatrices, pero no heridas. El tiempo de los reproches hace siglos que quedó para los libros de historia, ahora toca convivir en paz.

 

Segundo, es el día en el que hace 523 años que el Almirante Cristóbal Colón arribó a la Isla de Guanahaní, en las Bahamas, un viernes 12 de octubre del año del Señor de 1492. Ese día, al margen de otras consideraciones políticas o históricas posteriores, el Viejo y el Nuevo Mundo se encontraron para siempre. Era un hecho inevitable, que tarde o temprano se tendría que producir. Pero en esta ocasión, el mérito del Descubrimiento le tocó a España protagonizarlo y eso bien merece reconocerlo, como se hace en los Estados Unidos y en toda Hispanoamérica, o como otros prefieren llamar Latinoamérica para intentar ocultar lo inocultable y a pesar de que algunos populismos perversos quieran desvirtuar la efeméride.

 

En tercer lugar, es el día de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil, de España en general y de Zaragoza en particular. Pero glosar esto queda para otra ocasión, hoy este modesto reportaje está dedicado a mostrar esta fiesta organizada la Iglesia Evangélica, haciéndonos olvidar a los que aquí vivimos que los políticos no han tenido la sensibilidad de izar la Bandera de España en la Fuente Luminosa, como hubieran hecho las autoridades de cualquier país que se precie, no se avergüence de serlo ni de parecerlo, ni hagan que nos abochornemos por el comportamiento de quienes nos gobiernan o aspiran a hacerlo”.

 

El Cabildo continua con su alergia a izar la bandera de España en la Fuente Luminosa el día 12 de octubre en el mástil que hace patente su odio y su rencor. Eso denuncia José Miguel Bravo de Laguna, asegurando en Facebook que se lo pidió a Antonio Morales y que éste se negó alegando que izar la bandera de España “generaría enfrentamiento”.

No estaría mal saber a qué tipo de enfrentamiento se refiere Morales, aunque visto lo visto y dando por no leído lo leído, es fácil de intuir quienes serían los agraviados y quienes los disgustados ante esa rendición preventiva frente a los totalitarios que se sienten ofendidos al ver flamear la bandera nacional cada 12 de octubre. Y siguiendo el argumento de Morales, podría evitar otros enfrentamientos dimitiendo de su cargo, pues sus cosas sí que producen crispación en mucha gente, que sin participar directamente en política, nos sentimos españoles y no odiamos los símbolos de la identidad nacional.

Noticias más leídas del día